Elecciones ¿sin riego por la violencia?

En entrevista para El Universal, Lorenzo Córdova, presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), declaró, entre otras cosas, que las elecciones no están en riesgo por la violencia, aunque hay que cuidar que ésta no se desborde; es decir, que Lorenzo se conformaría con que hubiera poquita violencia. Nada más.

Mucha o poca, la violencia pone en riesgo, quizá no a la realización de las elecciones, lo que parece ser lo único que importa para sus aspiraciones personales al presidente del INE; sin embargo, pone en riegos a un amplio sector de la población que saldrá a votar el primero de Julio; principalmente, a quienes viven en poblaciones controladas por el crimen organizado, que no son pocas.

Por lo visto, Córdova no tendrá que salir de su oficina, pero los ciudadanos y los funcionarios de casilla que participarán el día de las elecciones sí, y todos estaremos expuestos.

¿Le parece poco a Lorenzo el número de candidatos y otros personajes que protagonizarían la competencia electoral asesinados hasta el día de hoy? No es eso en sí mismo un gran riesgo.

Una cosa es que, como asegura el mandamás del INE, las elecciones se realicen y otra muy diferente es que la violencia no las ponga en riesgo.

En un momento en el que la delincuencia organizada es quien controla grandes territorios en México y que su modus operandi es el de intimidar mediante la violencia física a candidatos, autoridades y ciudadanos, es por lo menos insensible por parte de este señor el que diga que no hay riesgo.

Le digo, lo único que le importa es que las casillas se pongan y los votos se cuenten, se hayan sufragado, como se hayan sufragado, aunque sea por presión de los criminales y otras mañas.

No, mientras haya un solo ciudadano en peligro de ser violentado para que vote o no, o para que sea obligado a votar en un sentido u otro mediante la amenaza o la violencia, todo el proceso está en riesgo.

Faltaba más.

Twitter: @adejorge


Entradas más populares de este blog

La CNTE, antes y después

Con la fe de la novia

Un humo es más espeso