Aburridos

Unos dicen que están enojados con el actual gobierno dada la precaria situación de muchos y todas las frivolidades del sexenio. Otros, dicen tener miedo por el inminente arribo al poder de un populista muy poco preparado, pero de colmillo retorcido y su pandilla.

Casi todos se rasgan las vestiduras y se dicen determinados para erradicar la corrupción del régimen, pero hacen votos para que sean otra bola de corruptos quienes les arreglen el problema. Nada más contradictorio y patético, las pruebas están a la vista de todos y, tal y como pasó en los Estados Unidos, todos van de la mano y muy contentos al abismo. Y de paso se llevarán a los que no queremos vivir esa pesadilla.

Los candidatos son lo peor que he visto en décadas. Quienes se suponen debieran estar haciendo hasta lo imposible para que un candidato como López Obrador no llegue a la presidencia, invirtieron tiempo y nuestro dinero para despedazarse entre ellos, con lo que dejaron el camino libre al tabasqueño.

Lo más increíble, es que AMLO no hace nada para ganarse la confianza de los más escépticos y aún así va a ganar.

Pero, sobre todo, qué aburrida está transcurriendo la contienda electoral. No confundir la algarabía por el supuesto triunfo adelantado y la estupefacción de contrincantes que no saben que hacer, con la pasión por defender a la patria.

Todos son unos aburridos que tendrán poco qué perder en realidad. Somos los mexicanos de a pie los que realmente estaremos en la ruina con esta clase de desangelados políticos.

Twitter: @adejorge


Entradas más populares de este blog

La CNTE, antes y después

Con la fe de la novia

Un humo es más espeso