Tirar la toalla no es opción

Más complicado el escenario para el presidente Peña Nieto y su círculo cercano no podría haber.

Los problemas del país en cuanto a seguridad se agravan. Solo en las últimas dos semanas se han dado inquietantes anuncios sobre las condiciones que reinan en dos centros turísticos de excelencia y, por tanto, de la mayor importancia en la entrada de divisas a México, amén del mensaje que se manda al exterior. Se trata de Playa del Carmen, Quintana Roo, donde se han encontrado explosivos en un par de Ferrys. De inmediato las alertas de Estados Unidos y Canadá para persuadir a sus ciudadanos de que no utilicen estos servicios hasta nuevo aviso no se dejaron esperar. Ahora, Los Cabos, con una supuesta medición que le acaba de dar el deshonroso puesto de la ciudad más peligrosa del mundo. Para mi es un exceso; sin embargo, palo dado ni Dios lo quita y las consecuencias económicas en este centro turístico llegarán pronto.

La economía se sostiene con alfileres, las presiones al peso por distintos factores amenazan la estabilidad económica, mientras que la inflación cada vez ronda más cerca. En el rubro económico también está la incertidumbre que generan las negociaciones del TLCAN, nada está decidido y mientras siga esta condición, México no será el lugar en donde los negocios se podían dar de una forma más fluida.

¿Y qué me dice del monstruo de la Casa Blanca? Este señor juega en contra de México en varias pistas y no sólo en la económica. Aparte de su obsesión con el muro, estoy seguro de que mira con interés el proceso sucesorio y por supuesto que estará pensando cómo influir.

Y, hablando de elecciones, la situación de rispidez y amenazas suben de tono y complican aún más la situación del país por el encono y polarización que provoca. Peña Nieto estará lidiando con un México muy enojado en los próximos meses.

Lo peor del caso para él es que tirar la toalla no es opción.

Twitter: @adejorge


Entradas más populares de este blog

La CNTE, antes y después

Con la fe de la novia

Un humo es más espeso