No terminará bien

Todo parece que los estrategas del PRI calculan que no hay otra alternativa para intentar colarse al segundo lugar en las preferencias electorales antes de comenzar abril más que atacando sin piedad a Ricardo Anaya.

Quizá tengan razón; sin embargo, esto no sólo ha fortalecido, sino que seguirá fortaleciendo aún más al supuesto puntero, López Obrador.

Los únicos dos escenarios posibles son: que acierten o que se equivoquen, pero ninguno de los escenarios garantiza la victoria, únicamente asegura el segundo lugar.

Si aciertan, las posibilidades de Meade serán bajas puesto que los anayistas jamás votarán por él, mientras que los panistas románticos ya tienen candidata, Margarita Zavala. Resultado: gana López.

Si se equivocan habrán infringido un daño mortal e irreversible a la candidatura de Anaya y existe la alta posibilidad de no ponerse de acuerdo para votar en bloque contra el de Morena; además, los priístas desde ahora están en ‘modo traición’ puesto que se ven indicios de que muchos ya han hecho suya la postulación del tabasqueño. Resultado: gana López.

No veo cómo el PRI y su candidato pudieran poner todas sus esperanzas en los ciudadanos sin partido o el voto anti-AMLO. Para empezar, está demostrado que el voto anti-PRI es mayor que el anterior y muchos ciudadanos simplemente quieren una sacudida independientemente de que no se imaginen las consecuencias de llevar a un personaje como el peje a la presidencia.

Esto no terminará bien. Y si el PRI ayuda de forma directa o indirecta para que López gane, entonces sí será el verdadero villano de la historia. Tienen tiempo y muchas posiciones e intereses para llegar a un acuerdo con los del frente, todavía pueden encontrar un punto de acuerdo

¿Tendrán la voluntad de hacer a un lado las afrentas personales y poner en primer lugar el máximo interés de la nación que es el de frenar la llegada del chavismo a México y todas sus atrocidades?

Twitter: @adejorge


Entradas más populares de este blog

La CNTE, antes y después

Con la fe de la novia

Un humo es más espeso