Lo que presumen los candidatos

Muchos somos los mexicanos que esperamos algún día, en alguna campaña, que los candidatos a cualquier puesto de elección popular nos indiquen de forma seria, sin demagogia y con todo el rigor profesional que su puesto exige, propuestas para mejorar nuestras condiciones de vida.

Jamás he escuchado algo digno de recordar. Sería deseable que los candidatos a la presidencia de México fueran los que pusieran el ejemplo, es el máximo puesto del país, deberían honrarlo.

Pero no, todo se les va en generalidades y pleitos estériles. Inclusive y para mayor burla, todas las acusaciones hacia los contrarios, algunas real y escandalosamente ciertas, nunca han llevado a un candidato frente al juez, ya no diga tras las rejas, después de terminadas las campañas. Parece un acuerdo implícito: lo que pasa en las campañas, se queda en las campañas. Y después, a repartirse el botín.

Con eso en mente, estas campañas conducen exactamente a lo mismo:

El joven presume juventud, pero está más vació que un bolsillo de cualquier mexicano al final de la quincena.

El experimentado presume experiencia, pero evidencia terriblemente su falta de experiencia en el asunto de ganar simpatías.

Y el viejo presume… demencia senil.

Sólo eso.

Twitter: @adejorge


Entradas más populares de este blog

La CNTE, antes y después

Con la fe de la novia

Un humo es más espeso