La guerra PRI-Frente es antes de abril

Habiendo visto cómo quedaron los números en las preferencias o intención de voto para la contienda electoral de este primero de julio, justo al término de las ‘precampañas’, es obvio que una guerra de alto impacto está por desatarse.

Esa guerra la protagonizarán, nada más, los priistas contra los frentistas ¿por qué? Porque es indispensable para ambas corrientes llegar al primero de abril, cuando iniciarán las campañas formalmente, en segundo lugar.

Después, habrá muy poco tiempo para un posible tercer lugar, noventa días para ser exacto. Por lo tanto, la guerra intestina, la guerra que sacará lo peor de cada uno de los contendientes de estas dos coaliciones debe darse entre lo que queda de febrero y todo el mes de marzo.

Será una operación delicada por las reglas que ha impuesto el INE. La batalla será en los medios de comunicación y las redes sociales con documentos filtrados, riquezas inexplicables, muertos en el closet, complicidades y toda clase de verdades, verdades a medias y mentiras, para tumbar ya sea a Anaya o a Meade, dependiendo del lado del que se le vea.

A los candidatos, los mantendrán en una burbuja. Ellos no se pueden ensuciar las manos. Quizá, lo único que puedan hacer es defenderse, pero no tomar iniciativa en los ataques.

En realidad, para estos dos no hay futuro, es el momento de meter todas las patadas posibles para hacer caer al otro. Espere un espectáculo muy desagradable.

Mientras tanto, confiado, con su sonrisa burlona y tirado en la hamaca, estará el pejelagarto disfrutando del show.

Lo que no sabe es que, en abril, quien sigue es él. Y no verá lo duro, sino lo tupido.

Definido el segundo lugar y con la ayuda de los independientes que a toda costa le tirarán al puntero, el voto anti-lópezobrador se irá alineando para darle un boleto sin retorno a ‘La Chingada’.

Es una pena que un hombre bueno, preparado y capaz como Pepe Meade se vea tan débil por las circunstancias, muchas de ellas injustas; pero, quien realmente se ve adelantado y con muchas cosas a su favor para llegar segundo al inicio de las precampañas es Ricardo Anaya. Estoy seguro de que cualquiera de los dos le va a dar una paliza a AMLO, quien, falto de reflejos, no va a poder en el último tramo de la carrera.

Sin embargo, no todo está escrito y por ello, el equipo de Meade y las fuerzas del PRI, harán hasta lo imposible por descarrilar al ‘joven maravilla’.

Twitter: @adejorge


Entradas más populares de este blog

La CNTE, antes y después

Con la fe de la novia

Un humo es más espeso