Sigue terco

Después de la gran falta de respeto hacia las víctimas de la violencia generada por los grupos del crimen organizado en sus diferentes modalidades; sí, porque en esto de la delincuencia hay grupos especializados, López Obrador sigue terco.

Cuestionado por sus declaraciones que van en el sentido de perdonar a los delincuentes porque, según él, sólo así se conseguirá la paz en México, insistió en su frase pegadora, pero carente de argumentos: ‘la violencia, sólo genera más violencia’.

Mire que hasta las Fuerzas Armadas reaccionaron ante lo delicado de saber que un aspirante a la presidencia de nuestro país tiene ideas tan simplonas y mediocres respecto de alguna estrategia para disminuir la violencia criminal.

¿Amnistía? ¡Sinvergüenza!

Que se lo diga en la cara a los padres que han perdido a sus hijos, a los mutilados, a los desplazados.

¿Qué dirán los padres de los 43 de Ayotzinapa respecto de las declaraciones del tabasqueño? ¿Optarán por el perdón? o ¿le mentarán la madre?

Pues qué fácil. Para el que siempre se ha querido vestir como un líder cercano a la gente, ahora se le cae el maquillaje y nos demuestra que de quienes está cerca es de los delincuentes.

Pero no es para espantarse, en el pasado hemos sido testigos de su proclividad por rodearse de toda clase de personajes.

¿Le recuerdo? Bejarano, los Abarca, el presidente municipal de Tláhuac, su antiguo tesorero cuando fue jefe de gobierno del extinto DF, Lino Korrodi, Bartlett, Eva Cadena y muchos, muchos más.

No se extrañe ni se haga el sorprendido, por más que Usted, querido lector, esté muy enojado con el actual estado de las cosas, canalice su enojo en otra dirección.

No vaya a decir que no se lo advertí, con este señor las cosas irán peor. Avisado.

Twitter: @adejorge


Entradas más populares de este blog

La CNTE, antes y después

Con la fe de la novia

Un humo es más espeso