De perseguidor a perseguido

Como ya nos tiene acostumbrados desde hace no sé cuántos años, a López Obrador se le hace bolas la lengua y en un periodo muy corto de tiempo lanza mensajes contradictorios.

Declaró ante la prensa que habrá castigos para quienes hayan cometido delitos en administraciones pasadas ¿pues no que no? En una de las conferencias por las que él mismo declaró cobrar veinte mil dólares y que quién sabe dónde los guarde porque dice que no tiene cuentas ni tarjetas bancarias; allá en Acapulco, dijo totalmente lo contrario. Que no habría cacería de brujas, que los de ‘la mafia del poder’ podrían estar tranquilos que él no es vengativo y no sé cuántas mentiras.

Pero casi al mismo tiempo en el que lanzó la nueva amenaza, también dio a conocer un adelanto de un documental en el que, supuestamente, se muestra tal como es. Utilizando la imagen de su esposa cantando una canción de Silvio Rodríguez, en la que por cierto el autor vanagloria al fallecido Fidel Castro, por todos conocido como un dictador comunista autoritario y enfermo de poder y control, mostrándose (el peje) como un relajado anciano pacifico que no rompe ni un plato. Patrañas, patrañas y más patrañas.

Su pacifismo no resiste la provocación de una pregunta comprometedora de un periodista, su odio e intolerancia son transpiradas en su piel a cada paso que da.

Pero todo parece indicar que ya llegó la horma de sus zapatos y se llama José Antonio Meade. Tendrá que ajustar el tabasqueño sus argumentos, puesto que, al ahora ex Secretario de Hacienda no podrá perseguirle la cola, debido a que no la tiene.

Quizá se convierta de perseguidor a perseguido, ya que en su muy cercano círculo de colaboradores, la corrupción es exactamente lo que los mueve.

Y si a eso le agregamos una posible candidatura independiente de una mujer como Margarita Zavala y un fajador como ‘El Bronco’, las cosas se le empezarán a derrumbar.

Veremos.

Twitter: @adejorge


Entradas más populares de este blog

La CNTE, antes y después

Con la fe de la novia

Un humo es más espeso