Y ahora ¿qué dirá?

Luego de las desafortunadas declaraciones del líder de Morena, cuando reaccionó por la expulsión del embajador norcoreano con el rancio argumento del respeto a la ‘autodeterminación’ de los pueblos, surge una provocación más del país oriental. Esta vez más amenazante, rabiosa.

El comunicado de la agencia norcoreana dice: “Vamos a reducir a Estados Unidos en cenizas y las tinieblas. Vamos a ventilar nuestro pesar con la movilización de todos los medios de represalia, que ahora se están preparando”.

Agrega que: “Japón va a bailar con la melodía de Estados Unidos y se refirió a Corea del Sur como traidor y un “perro del gobierno estadunidense”.”

Y puntualiza que: “La adopción de la atroz ‘resolución de sanciones’ fortalece nuestra fe sobre que debemos depender sólo de nuestra fuerza nuclear”.

¿No es motivo suficiente para el viejo líder, López Obrador, como para estar de acuerdo que esas amenazas deben ser severamente condenadas?

¿Por qué será que AMLO y los miembros más distinguidos de su partido simpatizan tanto con los regímenes comunistas y dictatoriales de Venezuela y Corea del Norte?

¿Sus 14 años de universidad no le sirvieron para saber que, de darse un ataque nuclear en Estados Unidos, México se verá seriamente afectado?

Es lo malo de no estudiar y luchar tanto por sacar un título.

Twitter: @adejorge

Entradas más populares de este blog

La CNTE, antes y después

Con la fe de la novia

Un humo es más espeso