No hay por dónde

Tomando en cuenta que la situación del Jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, es prácticamente igual que la de Ricardo Monreal, Jefe Delegacional en la misma CDMX; es decir, la de que sólo tienen un Plan A: lanzarse como candidatos a Jefe de Gobierno (Monreal), y Presidente de México (Mancera), no veo alternativas para que el Frente Opositor anunciado por PAN-PRD-MC, prospere.

¿Por qué? Porque habría necesidad de un parricidio político. Es decir, Alejandra Barrales necesariamente habría de matar a su padre político, Miguel Mancera, para abrir paso a una candidatura presidencial panista, pero ¿por qué? porque todo indica que esa es la única posibilidad que el PAN aceptaría para ir en bloque con los de izquierda. PAN la presidencial, PRD CDMX, fin de la ecuación, resultado = 0 alianzas.

¿Cómo resolvería Barrales tal dilema? No podría ofrecerle migajas a Mancera, quien la apoyó en los momentos decisivos en los que se hizo presidenta del partido del sol Azteca. Ni fiscalías, ni senadurías o Secretarías, es todo o nada para Mancera. Y ¿el PAN apoyaría tal opción? Por supuesto que no, no sólo por su historial como partido, sino también por el presidente nacional que se cargan: aprendiz de López Obrador.

También sería iluso pensar que ese cada vez más hipotético frente abriera sus puertas a Monreal, haciendo a un lado las aspiraciones de la presidenta perredista.

No hay por dónde. Al final, PRD irá con la mancuerna Mancera y Barrales, el PAN ya decidirá luego de limpiar el cochinero que ha provocado su presidente nacional, Anaya, y Monreal irá como independiente en la capital o aliado a partidos de otros colores.

Por lo tanto, el escenario con el que sueña el PRI será toda una realidad.

Twitter: @adejorge


Entradas más populares de este blog

La CNTE, antes y después

Con la fe de la novia

Un humo es más espeso