La última coca del desierto

Hace unos días me topé con una declaración de algún jugador de futbol del equipo panameño que enfrentó a la Selección Mexicana rumbo a la clasificación del Mundial, Rusia 2018.

Palabras más, palabras menos, el panameño dijo que los futbolistas mexicanos se sentían ‘la última coca del desierto’. Supongo que lo que quiso decir es que los jugadores nacionales son muy sangrones y creen que son los mejores del mundo.

Entonces, el domingo esa frase se me vino a la cabeza luego de leer las declaraciones de AMLO en el mitin que tuvo en la CDMX. Palabras más, palabras menos, el obstinado sexagenario insistió a los suyos y a los no tanto, que nadie en esa franquicia política-familiar debe aspirar a un puesto o tener ambiciones y sueños porque, según él, el interés superior es México. Entiéndase por ‘México’, él.

¿Por qué? Porque él es el único que ha aspirado a un puesto durante 18 años sin que nadie le diga nada. Para que su ambición se pueda alcanzar, según él, los demás deben hacer todo a un lado, porque lo que importa es él.

Nada más eso faltaba. Se siente la ‘última coca del desierto’ ¿será defecto nacional?

Twitter: @adejorge


Entradas más populares de este blog

La CNTE, antes y después

Con la fe de la novia

Un humo es más espeso