¿Cuál discurso ganará?

Como todos sabemos, luego de la tragedia se generan discursos que tienen que ver, invariablemente, con la política ¡ah, esa mezquina profesión!

Porque lo suyo es jalar agua para sus molinos, políticos disfrazados de gente buena y activistas desde todos los foros, intentarán posicionar su versión de las cosas para beneficio electoral.

Ya surgieron los primeros esbozos de lo que será la batalla en los medios y redes sociales. Hay quienes intentan decir que los gobiernos federal y locales han sido rebasados por la sociedad que se organizó desde el primer momento, aunque todos vimos cómo los tres niveles de gobierno respondieron desde el primer momento de acuerdo a sus posibilidades y las complicaciones que una tragedia de esta naturaleza y magnitud conlleva, aunado a la otra emergencia que surgió en Chiapas y Oaxaca, principalmente, doce días antes.

Pero eso no importa a los carroñeros de la política, lo que ellos quieren es seguir sembrando su discurso de odio para ganar elecciones.

Luego vino la disque iniciativa de los partidos para donar parte del dinero destinado a elecciones a la reconstrucción de las comunidades afectadas; sin embargo, se antoja un imposible a la hora de ponerse de acuerdo en el qué, cómo y cuánto. No los creo tan virtuosos. Y, otra vez, una serie de acusaciones y lluvia de porquería los cubrirá para ver quién tiene más saliva y, por tanto, tragará más pinole.

Como lo anterior, muchas cosas estarán por venir, aunque se antoja muy difícil que los discursos de odio y polarización, más la consabida repartición de culpas fundadas en las mentiras, sean caldo de cultivo para generar votos, espero. Creo que la sociedad mexicana ya entendió que las declaraciones de guerra y la división entre puros y ‘mafia del poder’, es una visión que debe desterrarse de nuestra vida para siempre.

Los mexicanos tienen las pruebas a la vista como nunca antes, espero que no sean presa de las mentiras generadas desde el deseo de hacerse del poder.

Entre tanto, la pregunta seguirá flotando no por mucho tiempo: ¿cuál discurso ganará?

Twitter: @adejorge


Entradas más populares de este blog

La CNTE, antes y después

Con la fe de la novia

Un humo es más espeso