Claudia Sheinbaum ha renunciado

Luego de lo ocurrido en el Colegio Rébsamen, donde perdieron la vida niños y adultos a causa de la consabida corrupción que reina en la delegación Tlalpan (no es la única, por supuesto), la jefa delegacional, Claudia Sheinbaum, se apresuró a decir que todo estaba bien.

Después, visiblemente nerviosa presentó una carpeta con quién sabe cuántos documentos para deshacerse de la culpa de no haber puesto en orden al plantel educativo durante su gestión; es decir, ya no estaba bien todo.

Luego, el jueves presentó una denuncia contra funcionarios de administraciones pasadas; es decir, estaba todo muy mal y ni ella ni sus colaboradores se dieron cuenta o quisieron hacer algo.

Luego entonces, la delegada renunció.

Sí, renunció a la vergüenza, renunció a la responsabilidad, renunció a la decencia.

Todo por una elección. Caramba, si en Morena son puros y divinos y ahora actúan como ambiciosos vulgares.

Twitter: @adejorge


Entradas más populares de este blog

La CNTE, antes y después

Con la fe de la novia

Un humo es más espeso