Venezuela, carambola de tres bandas

Las cosas se agravan en Venezuela, es obvio que el desenlace de esta infame historia hilvanada desde tiempos de Hugo Chávez con la colaboración cubana, rusa y otros gobiernos menores de América Latina, está por reventar con consecuencias desastrosas para todos los venezolanos.

Desde hace meses esa historia se sigue con lupa desde México porque el cálculo de muchos debe ser el de realizar una carambola de tres bandas. Me explico.

En primer lugar, está el interés superior de comparar y en su caso asociar el verdadero espíritu que mueve a los dictadorzuelos como Maduro y su círculo que tienen secuestrada la libertad en el país del sur, con las intenciones del supuesto líder en las encuestas presidenciales en nuestro país, AMLO, y su muy personal partido político, Morena. No cabe la menor duda, todo lo que pase allá se tratará de posicionar en el inconsciente colectivo en México, para que, a través del miedo, los mexicanos se convenzan de no votar por el tabasqueño ¿justo? creo que sí.

El de Macuspana ha dado muestras inequívocas de su vocación autoritaria, su mal humor, toma de decisiones con las tripas y verdaderas intenciones de destruir todo aquello que se ha ido construyendo para el bien de nuestro país, ha sembrado el odio entre los mexicanos y esa factura, pronto, habrá de cobrarse. Si López Obrador creyera que es injusto equipararlo con Maduro o Chávez, ya hubiera descalificado el régimen del dictador venezolano y las muertes y opresión que ha ocasionado; además, ya habría ordenado tajantemente a sus huestes y principales colaboradores que detengan el apoyo abierto y claro al dictador. Pero no.

En segundo lugar, el apoyo del gobierno mexicano al pueblo venezolano supone una ayuda para restablecer la paz y la democracia en esa parte de la geografía de nuestro subcontinente, lo que no sólo es un buen deseo, sino también la obligación de nuestro país, quien nunca debió haber perdido el liderazgo en la zona, misma que ahora apenas comienza a recuperar.

Tercera y última, esta es una advertencia clara a la administración de Donald Trump para que entienda, de una vez por todas, que su enemistad con México, ficticia o real, debe terminar rápidamente, ya que la estabilidad del resto del continente pasa forzosamente por la intervención mexicana.

Twitter: @adejorge


Entradas más populares de este blog

La CNTE, antes y después

Con la fe de la novia

Un humo es más espeso