Todo fuera como ‘tuitear’

Llama la atención la manera en que tantas personas y medios de comunicación pierden el tiempo dándole peso a algo que, para fines prácticos, sólo beneficia a quien lo dice o escribe (por aquello de la marca persona o ‘influencer’), pero no ayuda en absolutamente nada a quienes lo necesitan.

Lo anterior, a propósito del revuelo que causó el mensaje que el ex presidente estadounidense, Barack Obama, transmitió a través de su cuenta de Twitter. Cabe mencionar que la frase pertenece al africano, Nelson Mandela, y Obama sólo encontró el momento preciso para reproducirla.

Las palabras fueron estas: "No one is born hating another person because of the color of his skin or his background or his religion..." y su traducción sería: “Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel o sus orígenes o su religión".

Y en eso se convirtió el gravísimo tema de los ataques y manifestaciones racistas que vienen incrementándose en los Estados Unidos, en mostrar admiración o rechazó a través de una cuenta en redes sociales. Lo cual, hasta donde puedo ver, no ha resuelto nada.

El señor que tuvo la oportunidad durante 8 años por controlar los brotes de odio, el que deportó más mexicanos en la historia, el que no pudo cambiarle el rostro a un país prepotente, racista y abusivo, hoy complace a millones de incautos con unas palabras que ‘tomó prestadas’.

Y parece que hoy todo el mundo ya respira con mayor tranquilidad, sólo porque Obama dijo algo que no soluciona nada. Como si el inquilino de la Casa Blanca prestara atención a los mensajes de su antecesor y fuera a rectificar y a poner orden.

Es el mismo caso de su sucesor, Donald Trump, quien ha demostrado ineficiencia e impericia en el ejercicio de gobierno, pero una adicción impresionante a despotricar en Twitter. Y después de haberle tomado la medida a sus desplantes mediáticos, tanto los gobiernos como los mercados, han dejado de prestarle importancia ¿por qué? porque ¿de qué sirven las palabras si no van acompañadas de acciones?

Son los tiempos en los que vivimos, mientras se sacie el morbo, se preocupe por ser políticamente correcto, se declare en favor de algo, aunque no se haga nada, el público queda satisfecho.

Todo fuera como ‘tuitear’.

Twitter: @adejorge


Entradas más populares de este blog

La CNTE, antes y después

Con la fe de la novia

Un humo es más espeso