¿Por qué sólo al peje?

Muchos se quejan, cual Magdalenas, que en las últimas semanas se ha atacado mucho a su divino líder, el peje López, por el asunto de Tláhuac.

El argumento es simplón y consuelo de tontos: existe en los 32 estados de la república el narco y su influencia directa o indirecta en los gobiernos locales. Con eso intentan desviar la atención.

¿Por qué sólo al peje? Se desgañitan para que los más crédulos caigan en su lógica.

Pero la cosa no va por ahí. Primero, está lo electoral, si supuestamente el tabasqueño lidera las encuestas, es más que obvio que será el blanco de todo tipo de ataques y se hará una revisión exhaustiva sobre todo lo que ha dicho y hecho en su vida ¿para qué? para hacerlo caer en las encuestas, de eso se trata la competencia política democrática ¡faltaba más!

Segundo, porque los mexicanos ya estamos hartos y algunos adormilados de la cantaleta de este señor desde que era Jefe de Gobierno del otrora Distrito Federal. Se presenta como puro, limpio, divino, incapaz de cometer error alguno, mucho menos de ser corrupto. Porque no es humano, porque bajó del cielo. Patrañas, es un político como todos los demás.

Y porque su índice de fuego no ha dejado de señalar con verdad o mentira la paja en el ojo ajeno para que sus rabiosas hordas se tiren a la yugular del indicado y comérselo vivo. Por eso, porque es necesario que se baje del ladrillo al que lo subieron sus más fieles creyentes, es por lo que se le pide cuentas, por lo que se le exhibe cada vez que él o los suyos enseñan el cobre.

No olvidar que su campaña de mentiras y/o exageraciones sobre la vida nacional dentro y fuera del país ha dañado considerablemente la confianza de inversionistas por lo que muchos mexicanos estamos pagando las consecuencias ¿qué quiere como respuesta? ¿que le demos las gracias?

Un ejercicio de humildad no le vendría mal antes de que comiencen las elecciones, puesto que lo que le espera será quizá la lluvia más grande de porquería que jamás haya soñado y de la que probablemente no saldrá bien librado o, por lo menos, no le servirá de mucho de llegar al poder, debilitado, desgastado… humanizado.

Twitter: @adejorge


Entradas más populares de este blog

La CNTE, antes y después

Con la fe de la novia

Un humo es más espeso