Los dilemas de AMLO

A partir de hoy y hasta el día de las elecciones en 2018, AMLO se enfrentará a muchísimos problemas que tendrán que ver con su supuesta honestidad y congruencia respecto de su rectitud. No se trata de ser el puntero en las encuestas, se trata de la boca grande, grande, que abre cada vez que habla. Porque el pez por su boca muere.

Recientemente ya tiene tres en puerta, entre otros, que me permitiré mencionar.

La elección de candidato o candidata para la contienda electoral en la CDMX debe tenerlo preocupado puesto que, si se atreve al dedazo (ese que tanto critica por parte del PRI) y apunta a otro que no sea Monreal, las cosas se le complicarán por más que Monreal hoy lo niegue. Quizá Ricardo Monreal sea el político más visible de Morena que puede aspirar a vida y carrera fuera de Morena y lo sabe, porque la ha tenido. De sentirse lastimado por la decisión unipersonal a la que los tiene acostumbrados el tabasqueño, el zacatecano puede ser el artífice de la primera escisión del joven partido. López Obrador podrá reírse, pero su risa es de nervios ¿por qué? porque es bien sabido por muchos, que sus preferencias se inclinan por la Delegada de Tlalpan, Claudia Sheinbaum.

Y no sólo es la latente amenaza de separación de Monreal para irse por la libre a buscar el gobierno de la CDMX; sino también, todo lo que éste sabe y puede utilizar en contra de la posible candidata de Morena y salpique la santidad del que por tercera vez busca ser presidente de México.

Otro de los dilemas de AMLO, será la de ver a la cara a su clientela y le diga que ha aceptado los 649 millones de pesos por parte del INE para financiar sus campañas.

Cantidades groseras las que recibirán todos los partidos, pero partiendo de la base que López Obrador ha posicionado en gran parte de la población, en la que los ‘otros’ son unos vulgares ambiciosos, chupadores del presupuesto y depredadores del dinero del pueblo, él se vería obligado por fuerza a rechazar o en su caso, canalizar esos recursos a algo distinto de las campañas; de lo contrario, será ‘más de lo mismo’ ante muchos. Ayudar a poblaciones en miseria, reconstruir escuelas, llevar agua potable donde no se tiene ¡algo! Pero no chuparse todo ese precioso dinero para conseguir el poder porque sería vulgar ¿no?

Y, sin ahondar tanto en un asunto por demás comentado en las últimas semanas ¿qué hará el que dice que no tiene cola que le pisen, cuando se le retire el fuero al Delegado de Tláhuac, se le investigue y prueben las acusaciones de complicidad con el crimen organizado para, entre otras cosas, obtener recursos para financiar campañas del impoluto partido Morena? Están por explotarle muchas cosas en las manos.

Y como las anteriores, muchas, las que se le presentarán al obsesivo líder de una de las tres más grandes minorías del país.

Se le irán juntado y robando oxigeno ¿llegará a la meta?

Twitter: @adejorge


Entradas más populares de este blog

La CNTE, antes y después

Con la fe de la novia

Un humo es más espeso