El TLCAN terminará mal, sí o sí

Haciendo a un lado la obviedad de lo mal que terminarían las negociaciones de TLCAN de darse una cancelación por cualquiera de las partes, considero que, tristemente, el tratado terminará mal de cualquier manera.

¿Por qué? Porque desde el inicio fue sentenciado a una especie de guerra entre quienes se suponían socios. El presidente Trump recurrió al ataque sistemático del acuerdo comercial como bandera de campaña y quizá esté o no convencido de lo que dice, pero su mayor problema es que ya lo dijo, hizo promesas de campaña en torno a él y se encuentra en una posición desesperada para regalar un logro a los simpatizantes que lo llevaron a la Casa Blanca.

Creo que, inclusive en el caso de una modernización y consecución de acuerdos para que todos terminen bien en un nuevo tratado, la maldad con la que Trump a tratado el asunto y a sus contrapartes, echa a la borda la cordialidad en la que tienen que llevarse los negocios.

Trump ha convertido esta relación trilateral en una guerra, en una historia de abusivos y abusados, en un asunto de rey y súbditos. Cuando todo esto termine, por fuerza habrá quien se sienta lastimado, ofendido, maltratado. Y de eso no se trata una relación de socios y vecinos. En el futuro, todo será sospecha, desconfianza. Nada de ganar-ganar, esto se ha convertido en algo de vencedores y vencidos.

Ni hablar, todo por satisfacer una personalidad enfermiza como la del hombrecillo naranja que llegó a la presidencia de los Estados Unidos con el afán de destruir por destruir, sin reparar en lo que está bien o en lo que es aceptable, la cosa es destruir.

La misma actitud de López Obrador, quien ha prometido que, de ser presidente, echará abajo un sinfín de cosas sin reparar en el daño que pudiera ocasionar.

Solapar a los criminales agremiados de la CNTE para destruir el futuro de niños y niñas en el sureste mexicano. Tirar la Reforma de Telecomunicaciones para beneficiar a unos cuantos (de la ‘mafia del poder’) y, hasta cancelar el proyecto de construcción del nuevo aeropuerto de la CDMX, sin importarle destruir miles de fuentes de empleo por la que sufrirán mexiquenses y capitalinos.

Así son ellos. Sígale votando por los que prometen el cielo en la tierra.

Twitter: @adejorge


Entradas más populares de este blog

La CNTE, antes y después

Con la fe de la novia

Un humo es más espeso