Doble-remolque: hasta que los poderosos quieran

Se registra otro accidente donde se involucra a un conductor irresponsable y un tráiler doble-remolque, esos que impunemente transitan por calles y carreteras de todo el país.

En esta ocasión, el fatal accidente fue en la zona conurbada de la CDMX, en el área de la mexiquense, Naucalpan. En el anillo periférico a la altura de las ‘Torres de Satélite’, el conductor a exceso de velocidad embistió 5 autos y, desafortunadamente, al menos una persona perdió la vida (hasta el momento de escribir este texto).

Otra vez los doble-remolque entran al debate que, por lo visto, es estéril.

Sí, estéril porque no hay voluntad ciudadana que obligue a los legisladores buenos para nada, que responden a intereses no confesables o dádivas por parte de los grupos empresariales, para hacer algo al respecto.

No hay vuelta de hoja: se tienen que prohibir y punto. Son los grupos empresariales del país, quienes se benefician del consumo de sus productos por parte de millones de mexicanos, los que deben imaginar cómo solucionar su problema en el traslado eficiente y de bajo costo de sus mercancías y no los mexicanos quienes paguen con sus vidas la mezquindad de quienes tanto tienen.

Pero la realidad, hablando de México, es que será hasta que los poderosos quieran (como auténticos perdonavidas o después de haber negociado algo muy jugoso a cambio) que ese peligro en las calles desaparezca.

Es México, señoras y señores.

Twitter: @adejorge


Entradas más populares de este blog

La CNTE, antes y después

Con la fe de la novia

Un humo es más espeso