¿Administrar la derrota?

Esta semana es casi toda para el PRI en términos informativos. Su asamblea está por dar inicio y lo que de ahí se consiga, será determinante en las cuestiones no sólo de sucesión presidencial, sino también de todas las candidaturas que estarán en juego en 2018.

La discusión se centra en los ‘candados’; sin embargo, creo que lo importante ahí es definir al partido que será ese instituto político luego de julio del próximo año.

Las tendencias no lo favorecen y aunque lo que necesiten para revertir las mismas no sea un milagro, sino algo extraordinario, se antoja difícil que le den la vuelta. Por lo tanto, me parece que su mayor reto es la unidad ante la eventual derrota.

No los doy por perdidos desde ahora, pero para ganar tendrían que remar contra corriente y desenmascarar de manera clara y convincente a López Obrador y su camarilla, para que, luego, luchen con todas sus fuerzas por convencer a un electorado que los quiere castigar justo dándole a AMLO la presidencia. El hecho de que lo anterior sea un disparo en el pie por parte de todo el país es otra discusión; pero la verdad, es que eso es lo que aparentemente va a suceder. Y si no es el tabasqueño, será alguien postulado por el PAN o una alianza grande entre partidos y sociedad.

Entonces, administrar la derrota, por lo menos la de la presidencial, es crucial para el tricolor, puesto que se le necesita en los Congresos, estados y municipios, para que, de llegar al poder la izquierda mafiosa de Morena, sirva de contención a todos los abusos que estén tentados a cometer. Ver la historia venezolana para saber que no exagero ni tantito.

Aunque no todo esté perdido, para el PRI sería importante contemplar el escenario de derrota. Imagino que uno en donde se vea por encima del Macuspano, aun en un segundo lugar, sería perder con dignidad y habiendo cumplido un servicio a la nación: cerrar el paso de un aprendiz de dictadores.

En fin, esto apenas comienza y todo puede pasar. No descarto un triunfo del PRI; sin embargo, creo que sus miembros tienen que estar preparados para todo… hasta para una alianza, de esas que llaman impensables, con el propósito de salvar a México del abismo de una izquierda que solo quiere el poder para regalarnos el retraso y el autoritarismo.

Twitter: @adejorge


Entradas más populares de este blog

La CNTE, antes y después

Con la fe de la novia

Un humo es más espeso